Crónica de la inauguración del azulejo dedicado a Pisano.

Debido al paréntesis estival y a la remodelación de la página web de la Asociación, compartimos con nuestros asociados y simpatizantes la crónica de la inauguración del azulejo que nuestra Asociación descubrió en la fachada del inmueble que ocupa el solar donde estuvo el taller de Niculoso Pisano, en el barrio de Triana.

El sábado 30 de junio a las 20 horas nos dimos cita en la calle Pureza 44 para descubrir el azulejo que nuestra Asociación ha dedicado al ceramista Niculoso Francisco Pisano en la fachada del edificio. Allí estuvo su taller, según el estudio datos arqueológico efectuado a finales del siglo XX previa la construcción del edificio. Al cumplirse 500 años desde que Pisano ejecutara el retablo mayor de la iglesia del Monasterio de Tentudía (Calera de León, Badajoz) pensamos que era buena ocasión para homenajear su obra y su memoria.

Con la asistencia de más de veinte socios y la junta directiva casi al completo, el subdirector del Distrito Municipal Triana-Los Remedios, José Manuel García, el presidente de la Intercomunidad de vecinos del edificio, Manuel Martínez, una representante de la Asociación BenBasso y numerosos trianeros, nuestro secretario dio lectura a un texto alusivo a la gestación y colocación del azulejo que nuestra Asociación ha promovido y nuestros socios han costeado, que vemos hecho realidad el proyecto de rotular este punto de la ciudad como uno de los más emblemáticos para la historia de la Cerámica de Triana, y para que las generaciones venideras no olviden que este barrio universal es famoso por muchos motivos y uno de los más importantes se debe a la calidad de sus barros vidriados. Por acuerdo de la junta directiva, se cedió el honor de descubrirlo al representante del Distrito Triana y al presidente de la Intercomunidad del edificio, en atención a la colaboración prestada.

Nuestra felicitación a los ceramistas que lo han pintado, Rafael Muñiz y María Dolores Gómez, que regentan el taller Rocío-Triana, y a José Ramón Pizarro por su exquisito diseño, a Alfonso Pleguezuelo por la redacción del texto, así como a la perfecta colocación por el maestro albañil Antonio Bort.

A continuación del acto nos trasladamos a la puerta de la sede municipal de Distrito en calle San Jacinto, para recoger firmas en apoyo de que la Cerámica de Triana sea pronto declarada Bien de Interés Cultural, consiguiendo en una hora más de doscientas cincuenta.

(Para ver la galería pulsar sobre la imagen para ponerla a pantalla completa y pulsar en las flechas para avanzar o retroceder)