Películas de corta duración sobre la Exposición Iberomaericana celebrada en Sevilla

 

Un extraordinario documental vinculado a la cerámica de Triana

Francisco Solís Pérez

JUSTIFICACIÓN DEL TRABAJO

El trabajo que ofrecemos es parte de nuestra aportación al CIEIA 2020 (II Congreso Internacional sobre la Exposición Iberoamericana de 1929) y queda plenamente justificado pues la Exposición de 1929 y la cerámica de Triana fueron indisolubles. La presencia de la azulejería en los edificios, en los jardines y en los contenidos de la muestra así lo atestigua a lo largo de los interesantes planos que se recogen en las películas que podemos ver a continuación.

Gracias al concienzudo trabajo y al impresionante archivo de nuestro socio Francisco Solís Pérez, ilustre trianero que ha dedicado toda su vida al estudio y difusión del barrio de Triana, es un orgullo para esta Asociación Amigos de la Cerámica Niculoso Pisano ofrecer a lo largo de los próximos meses un serial de películas de corta duración sobre aquel evento que transformó hace casi un siglo la capital hispalense.

Martín Carlos Palomo García. Secretario de la Asociación Pisano.

PRESENTACIÓN

La Asociación Amigos de la Cerámica Niculoso Pisano se ha brindado a colaborar en la organización de la celebración del Centenario de la Exposición Ibero Americana de Sevilla de 1929. Una Exposición que comenzó a gestarse en 1909 tras la celebración en nuestra ciudad de los actos de exaltación de la importancia que tuvo la hispalense capital en la conformación y desarrollo del comercio con las Indias Occidentales, es decir, con la Nueva España de allende los mares.

Esta muestra, que se llamó «España en Sevilla», abrió el entendimiento a unas expectativas de desarrollo y progreso que se concibió, en principio, como un certamen Hispano Americano y que, tras múltiples y variadas vicisitudes, se concretó en una muestra que sería Ibero Americana, dando así entrada en el evento a Portugal y Brasil.

Las esperanzas económicas se vieron frustradas principalmente por el «crack» de Wall Street de 1929. Sin embargo dejó en toda Iberoamérica una profunda huella artística y emocional que perdura hasta nuestros días. La industria trianera del barro, que sufrió el destierro de su primitivo asentamiento a orilla del padre Betis para dar prioridad a la llegada del comercio con las Indias Españolas y el apoyo logístico a la Flota de Indias, con motivo de la celebración de esta efemérides sufrió un resurgimiento de la más noble de sus artes, es decir, de la cerámica artística, que surtió de ideas estéticas, buen gusto y mejor hacer los edificios y pabellones de esta magna, aunque dinerariamente fallida, empresa.

Hemos rescatado viejas películas familiares y caseras que algunos pudientes ciudadanos y visitantes filmaron con sus cámaras Pathé de 9,5 mm, que eran accionadas a modo de relojes de la época por una espiral que se tensaba por manecilla de mariposa, lo que se conocía como darle «cuerda».

Iremos explicando poco a poco la mecánica que hemos seguido y los procedimientos, algunos caseros, que hemos empleado para su rescate y conservación.

Francisco Solís Pérez

Vídeo 1

Comienza con tomas desde un vehículo que se dirige presuroso a la Exposición. Imágenes de pequeños aprendices de ciclista, en los velocípedos de alquiler de la Plaza de España. Niñas admirando los paneles cerámicos en la calurosa fecha de Mayo. El Cid en la Plaza de Banderas que se convertirá en lugar de cita casi hasta nuestros días. Cabalgata de la Exposición, era unas veces cómica y otras histórica o de época. También la hubo de Carnaval. Plaza de España con la denostada fuente central y la Torre Sur. La música de esta entrega se ha extraído del disco de pizarra original del Himno de la Exposición, una grabación tal como sonó en aquel primer día del certamen. Lo he reproducido con un tocadiscos de válvulas Garrard para que suenen los chasquidos propios de este material. Los aficionados al vinilo le llaman "frito". Existe una versión digital que grabó la Sinfónica Municipal, pero he preferido la original por su mayor pureza y concordancia con el material fílmico.

Vídeo 2

De torre Sur a torre Norte. La Ría. Tren de la Exposición (Lo veremos en otra entrega con más atención. Paseo por la Exposición. Plaza de América. Las Palomas, bonitas en las fotos pero al menor descuido te echaban un churrete. Pabellón Mudéjar con las farolas de fundición. Estanque con surtidor central. La música, Sonatina, se corresponde con una grabación de ensayo en el Conservatorio con profesores del centro, el sitar de Gualberto y las castañuelas de Luisa Triana. Su padre, Antonio Triana y su tío carnal el maestro Manuel García Matos participaron en los espectáculos de la Exposición.

Vídeo 3

Las primeras cámaras tomavistas de mano de Pathé 9,5 fueron puestas a la venta en 1928 y la mayoría de los poseedores de éstas eran legos en el nuevo juego de sociedad de las filmaciones. Por tanto, carecían de técnica, de experiencia y de proyectos de filmación. Salían, con sus camaritas, a la buena de Dios y si grababan escenas, buenas o malas, debían, después, esperar un largo periodo de tiempo, entre envío, revelado, copia y reenvío, para disfrutar o desesperanzarse de sus progresos fílmicos. Mas, prosigamos con las visualizaciones. Las pequeñas siguen su paseo por la Exposición. Van a la Fuente y Estanque de los Leones, se sientan en la Fuente de los Toreros, observan el Estanque de los Lirios y sus peces de colores, y llegan a la Fuente de las Ranas que tiene su propio fotógrafo de "al minuto" y , además, es el velódromo de las bicicletas. Cambia el rollo para mostrarnos escenas del desfile carnavalesco de la Exposición. La música que acompaña a las imágenes es "Triana" de la Suite "Iberia" de Albéniz.
Share This